jueves, 19 de abril de 2018

ABRIL CABALISTICO MES DE LAS GUARIMBAS


El mes de abril se ha constituido para la oposición venezolana en una fecha cabalística, en vista que los demonios se desatan en esa dirigencia precisamente  ese mes, cuando están en la búsqueda de elementos violentos para crear caos en el territorio nacional.
Todo comienza el 25 de abril de 1999, cuando estos mismos personajes rechazaron el llamado para la elección de la  Asamblea Nacional Constituyente, en vista, según ellos, no hacía falta una nueva Constitución. Pero que hoy defienden como si fueron ellos los redactores. En esa etapa, buscaron boicotear el referendo consultivo, en el que la opción del “SI” ganó con un 72%. Allí comenzó el canto característico de “fraude”. Pero más crítico fue el 2002, con el Golpe de Estado que se desata el 11 de abril con la marcha desde Pdvsa Chuao que pretendió llegar a Miraflores, ocasionando una veintena de muertes. El 12 de abril echaron por tierra la Constitución y se juramentó Pedro El Breve.
En abril de 2004, la oposición decide recolectar las firmas, para revocar el mandato del presidente Hugo Chávez, el cual es ganado por el Comandante de la Revolución con un 59,06%. Sin embargo, Súmate, representado por María Corina Machado y Tulio Álvarez, de la Coordinadora Democrática, publicó un informe preliminar titulado Fraude a la Democracia. Una vez más desconocen la decisión soberana del pueblo, bajo el  intento de aplicar el sofisma de la falacia.
En las elecciones del 14 de abril de 2013, donde resulta triunfador Nicolás Maduro, como presidente de la República, el candidato de la oposición Henrique Capriles, manda a “descargar la arrechera” que tuvo como saldo final de  siete muertos y 61 heridos, producto del capricho de un aspirante que no reconoció el triunfo del actual mandatario nacional.
Otro abril trágico es el de 2017,  que originó la impunidad con la cual la ex fiscal general Luisa Ortega Díaz manejó ese conflicto, comenzado el primer día de ese mes, y  donde exculpaba a la oposición de haber generado 4.182 guarimbas, con un saldo de  131 fallecidos, 5 de ellos quemados vivos. Acción generada por Voluntad Popular, con el uso de adolescentes, situación evidenciada en infinidades de videos, donde aparece Freddy Guevara, Juan Requesens, Gaby Arellano y en Anzoátegui Armando Armas Cuartín. Estos sin cuantificar La Salida, convocada el 12 de febrero de 2014, por Leopoldo López, Antonio Ledezma, María Corina Machado y Henrique Capriles, que tuvo como corolario 43 fallecidos. Pero, por cuestiones del cabalismo de la oposición, abril también se hizo presente el  4, cuando Leopoldo López fue acusado formalmente por la “correcaminos” Ortega Díaz, quien en ese juicio fue contra “el coyote” Leopoldo López.
Por último el 2018, comienza con la Cumbre de las Américas, llevada a cabo en Perú los días 13 y 14 de abril. Y vuelve abril. Allí se reconfigura la acción de los gobiernos de derecha con el fin de seguir cercando a Venezuela política y económicamente, de acuerdo a las directrices del gobierno de Donald Trump. Mientras que el día 9 de abril, el TSJ extraterritorial dictamina en Bogotá que existen méritos para juzgar al presidente de la República.
Hoy los medios de comunicación internacionales, convierten ese juicio del TSJ extraterritorial y la Asamblea Nacional en un chiste, y lo califican de simbólica, porque están claros que un presidente, en su condición de jefe de Estado, goza de inmunidad fuera de su país, por lo que no puede ser detenido, salvo que sea enjuiciado bajo el Estatuto de Roma, y esa jurisdicción es la Corte Penal Internacional (CPI).
Es la locura que proviene de esa cábala que aparece en abril, por lo cual la decisión de la Asamblea Nacional en desacato, tomando en cuenta las pruebas no mostrables, no tienen valor jurídico ni legal. Por lo tanto, abril no ha terminado y la oposición está convocando para el 27 de abril,   jornada de protestas en  autopistas y calles, lo que se puede considerar el reinicio de las guarimbas, bajo el sofisma de círculo vicioso.

viernes, 13 de abril de 2018

Te queremos Pedro


A 16 años del Golpe de Estado contra el Comandante Hugo Chávez, todavía no se ha logrado descifrar de quien fue aquel grito que el 12 de abril de 2002, en el salón Ayacucho de Miraflores, expresó a Pedro Carmona Estanga, el efímero dictador, aquella salamera expresión de “Te queremos Pedro”. Unos dicen que fue el padre Luis Ugalde, quien aún se pelea con el Cardenal Ignacio Velasco esa arenga fascista y jalabólica. Sin embargo, este último sacerdote, no puede reclamar ese crédito, al mejor estilo del arzobispo Narciso Coll y Pratt, arengista del temible José Tomás Boves, cuando el sanguinario asturiano llegó a Caracas el 16 de julio de 1814, porque murió el 6 de julio de 2003. Este cardenal es el mismo que se trasladó a La Orchila, para que Chávez firmara la renuncia a la presidencia de la República.
“En el nombre de Dios hijo, vine aquí para que me firme la renuncia”, le dijo Velasco al presidente Chávez, como una forma de ganarse la confianza de Pedro El Breve, a los fines que se le restituyera a la iglesia católica los beneficios que la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, les arrebató. Beneficios que fueron otorgados en la primera Constitución de 1811.
La voz aguda de ese personaje que parece recorrer las calles de Caracas, como ánima en pena, dicen que fue copiado de aquellas expresiones de las películas de Pedro Almodóvar, como parte de ese libreto generado  por la sociedad civil desde el 11 de abril, en un claro desprecio al pueblo venezolano, quien eligió el 6 de diciembre de 1998 al líder de la revolución bolivariana como presidente de la República.
Lo que si es claro, es que los personajes que generaron el Golpe de Estado de abril de 2002, están allí recorriendo el mundo para que se apliquen más sanciones a nuestro país. Ya no está Charles Shapiro, embajador de los Estados Unidos, cumpliendo las instrucciones de George Bush. Ahora, el propio “emperator” Donald Trump dicta las órdenes directamente. Han gastado demasiados dólares para salir de Nicolás Maduro que el Departamento del Tesoro y el Departamento de Estado, decidieron que Borges, Ramos Allup, Henrique Capriles, Leopoldo López, a través de Lilian Tintori.y María Corina Machado no recibieran más dinero. “Es más barato invitarlos a comer, que darle real”, dijo Trump a Marco Rubio, agente colonial del senado norteamericano para construir la intervención extranjera contra Venezuela.
Hoy a 16 años de ese Golpe de Estado, el reality show continúa, bajo un guión al mejor estilo de Leonardo Padrón, con los mismos personajes disputándose la presidencia de la República. Dicen ellos que no hay mal que dure cien años, ni cuerpo que lo resista. Por ello, Antonio Ledezma dice tener más méritos que Julio Borges, mientras que en esa disputa entra Henry Falcón, como candidato presidencial apoyado por muchos que fueron a Miraflores el 12 de abril de 2002, para abrazarse con Pedro Carmona, entre ellos Claudio Fermín y Eduardo Fernández.
Ledezma aspira, por lo menos que le griten en la Cumbre de Las Américas: Te queremos Antonio. Para sentirse presidente de la República aunque sea por un rato, tal como lo sintió Pedro Carmona. 

domingo, 8 de abril de 2018

El English Live de Henri Falcón



Hasta ahora no había entendido el porqué de tantas cuñas de English Live en las cableras venezolanas. Esa, donde aparece un “indiecito” ridículamente vestido de fucsia y un candadito para quitarse ese vestigio indígena, al lado de un Ferrari y un Ford Corcel. Sin embargo, logré este sábado disipar esa duda, al ver en el programa La Hojilla a Mario Silva, Pascualina Cursio y Juan Carlos Valdez, explicar el programa de gobierno de Henri Falcón sobre la dolarización de la economía venezolana.
En el hipotético gobierno de Henri Falcón se establece que el dólar será nuestra moneda nacional, donde no solo se percibirá un salario diario de 2,5 dólares, sino que el presupuesto nacional se cuantificará en verdes. Es decir, el dólar pasaría a ser la moneda de curso legal.
Al cambiar el Bolívar, el cual constitucionalmente es nuestra unidad monetaria, tendremos a George Washington, Benjamin Franklin, Abraham Lincoln, como nuestros héroes, Sin faltar la sustitución de Guaicaipuro por Gerónimo o Toro Sentado. Y la frase “In God we trust” (En Dios confiamos), tal como se lee en el reverso del dólar gringo, será el lema nacional que todo venezolano deberá invocar.
Por otra parte, Falcón plantea entregar la industria petrolera de manera directa, a la inversión privada extranjera, quedando Petróleos de Venezuela S.A. (Pdvsa) bajo la conducción de la Exxon Mobil y otras transnacionales norteamericanas, en la cual se prevé el despido del personal venezolano, el cual será sustituido por trabajadores pertenecientes a la plantilla nominal gringa y el reingreso de la Meritocracia (llámese Gente del Petróleo). De por sí en lo social, volverán los campos residenciales para los ejecutivos gringos y los urbanismos marginales, como la Urbanización Guaraguao, quienes no tendrán ingreso a las instalaciones recreativas del Terminal Club, en el caso de Puerto La Cruz.
El candidato de la derecha, mister Henri Falcón, con esa dolarización busca liquidar la capacidad del Estado venezolano para emitir circulante y  regular las tasas de interés, donde la banca privada resucitará  las cuotas balón y oxigenar sus intereses en función de lo que emita el Departamento del Tesoro del señor Donald Trump, dueño de la franquicia del dólar venezolano, a los efectos de crear la ayuda humanitaria que tanto requiere Venezuela.
El English Live candidato de la oposición, tendrá que acudir al Fondo Monetario Internacional para colocar nuestras riquezas como garantía para obtener los recursos que deberá utilizar para activar la economía neoliberal que propone. Vale decir, la repartición del botín, conformado por petróleo, oro, diamante, coltán, y otros minerales. Estados Unidos, España y el resto de la Unión Europea, el Grupo de Lima presentarán las cuentas de los gastos ocasionados por las continuas visitas de Antonio Ledezma, Julio Borges, Luis Florido, que incluye pasajes aéreos, hoteles, alimentación, pidiendo la intervención extranjera y ayuda humanitaria.
Qué pasará cuando el gobierno al estilo English Live acabe con las riquezas venezolanas. Se repetirá la historia, cuando el gobierno de Cipriano Castro, el 9 de diciembre de 1902, vivió un bloqueo de nuestras costas por parte de las potencias extranjeras, exigiendo el pago inmediato de sus acreencias, aplicando la diplomacia de las cañoneras. Quiénes participaron. Francia, Holanda, Bélgica, Estados Unidos, España y México.
Con la amenaza de eliminar el Carnet de la Patria, y todo lo que se llame Misiones y Grandes Misiones y la activación de una llamada “tarjeta solidaria”, que asignaría un monto de $25 mensuales para los adultos y $10 por cada niño en el hogar. Al venezolano le quedará aprender inglés, de acuerdo a la recomendación del “indiecito” de English Live, para poder ir a los negocios, donde en lugar de decir pan, ahora será bread,  coffee por café, meat por carne, cheese por queso. Y así por el estilo.
Ah, y finalmente, quien es el asesor de míster Henri Falcón para proponer esa locura Neoliberal. Nada más ni menos que Francisco Rodríguez, ex economista-jefe de Bank of América Merrill Lynch para la región Andina (Colombia, Perú y Venezuela) y economista-jefe de Torino Capital, y posible  ministro de Finanzas si Henri Falcón gana. Sin embargo, la conciencia del venezolano estará por encima y relegitimará a Nicolás Maduro como presidente de la República Bolivariana de Venezuela, para evitar llamarse Neoliberal Republic of Venezuela. Ahora, a lo mejor English Live me demanda por el uso de su franquicia.




domingo, 1 de abril de 2018

Presidente panameño y su lista fake news



Fake news, falsos positivo, pote de humo, olla o “runrunes”, llame como se llame, son elementos que finalmente van hacia un solo destino, aplicar la técnica del rumor. Y es que el rumor es el mejor método para crear el caos. Todos estos elementos creado por los Estados Unidos, se han convertido en elementos para desvirtuar la realidad. De acuerdo a su concepto, los fake news tienen intención de inducir, manipular y  desprestigiar a un país, una institución, para  obtener ganancias económicas o políticas. Ellas son producto de las grandes corporaciones noticiosas y de las redes sociales.
Entre esos falsos positivo, está la lista de alto riesgo por lavado de dinero, dada a conocer por la Comisión Nacional contra el Blanqueo de Capitales, un ente adscrito al Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) del gobierno de Panamá, presidido por Juan Carlos Varela. Allí se publican 52 nombres de representantes del gobierno de Venezuela.
El informe del gobierno de Juan Carlos Varela, no es más que el pretendido acorralamiento al gobierno venezolano, con una falsa lista. Por cierto, dentro de la misma estrategia del gobierno suizo.
Qué busca el gobierno panameño. Ya el 26 de enero de este año, el “murguero” panameño anunció profundizar la crisis en Venezuela, con estrategias diplomáticas, en un émulo de aquellas palabras de Henry Kissinger, es decir hacer chillar la economía venezolana  y no reconocer los resultados electorales del 20 de mayo.
Para nadie es un secreto que Panamá es uno de los paraísos fiscales, más importantes del mundo, donde el narcotráfico ha lavado cuantiosas fortunas.  Especialmente el Panamá Papers, el cual  juega un papel preponderante en el registro de off-shore. Allí es nombrado Julio Borges del Frente Amplio por una Venezuela Libre, quien  tiene registrada una fundación denominada Gaudeamus Igitur, con un aporte inicial de10 mil dólares.
Por cierto, la recién conocida  Comisión Nacional contra el Blanqueo de Capitales, el juguetico mediático de Juan Carlos Varela no menciona a Borges para nada. Claro, quizás tenga la promesa del Cejota de aportarle grandes negocios cuando asuman el control del poder.  Allí, en esa lista, aparece Elías Sayeh, alcalde de El Hatillo;  Henrique Salas Römer, ex gobernador de Carabobo, entre otros, y el presidente de Panamá, sin decir esta boca es mía. Por cierto, Varela  admitió que en el 2009 recibió un aporte de Odebrecht, para su campaña para la vicepresidencia panameña
Para este magnate, calificado por la revista Forbes como uno de los 100 hombres más ricos del mundo, sólo le preocupa Nicolás Maduro, Diosdado Cabello, Tarek William Saab, quienes se han convertido en garantes de la paz, mientras él es un ganster de la Derecha americana, junto con Juan Manuel Santos, Mauricio Macri, Sebastián Piñera, entre otros, negadores de los Derechos Humanos.

jueves, 29 de marzo de 2018

Antonio el jobo macho suizo



Míralo pues, la sanción de Suiza a Venezuela, ha preñado de felicidad a Antonio Ledezma. El conocido, también como Jobo Macho, ha dicho que “las sanciones como las dictadas hoy en Suiza si ayudan a que Venezuela supere la catástrofe humanitaria”. Ese Ledezma, es el mismo que en 1989 apoyó el Caracazo, con la muerte de más de 6.000 venezolanos. Es el mismo Ledezma que en 1992, como Gobernador de Caracas fue autor de la masacre del Retén de Catia, cuando manda a asesinar a 200 presos. Es el mismo Ledezma que fue destituido como Gobernador del Distrito Federal, cuando Carlos Andrés Pérez es defenestrado de la presidencia de la República, por la extinta Corte Suprema de Justicia, por malversación de fondos públicos y desfalco,  para financiar la campaña electoral de políticos extranjeros como Jaime Paz, en Bolivia, y Violeta Chamorro, en Nicaragua y a la contrarrevolución de ese país. Es el mismo Ledezma que ordenó los allanamientos a la Universidad Central de Venezuela, calificando a los estudiantes de delincuentes por andar encapuchados.
Es el mismo Antonio Ledezma que siendo alcalde del municipio Libertador, en 1995, dirigió personalmente la repatriación de una gran cantidad de inmigrantes indocumentados, por calificarlos de indeseables en las calles de Caracas. Es el mismo Ledezma que ordenaba utilizar la ballena y gases lacrimógenos para agredir a la tercera edad. Es el mismo Antonio Ledezma destituido por Primero Justicia como alcalde metropolitano de Caracas, el 22 de noviembre de 2017.
Por lo visto, todos esos hechos demuestran el talante democrático de Antonio Ledezma. No importa. A Ledezma lo hace feliz la sanción de Suiza. Será que aprovechó revisar las cuentas que tiene en la banca de ese país. Digo yo.
Suiza como Panamá, son paraíso donde la inversión y la colocación de dinero están protegidas. En el primer caso, es el paraíso bancario donde se protege la identidad de los cuentadantes.
En el caso de Panamá, la confidencialidad de las transacciones, libertad de movimiento de capitales, tributación baja, todo en un entorno de estabilidad política y económica tiene garantía plena de silencio financiero. Especialmente con los Panamá Papers. Con razón el presidente de Panamá, Juan Carlos Valera, ha dicho que no reconocerá las elecciones venezolanas del 20 de mayo, porque, precisamente, algunos de los cabecillas de esa entelequia que se llama Frente Amplio por una Venezuela Libre, tiene registrada una fundación en ese país. Se trata de Julio Borges, presidente de una Fundación denominada Gaudeamus Igitur, con un aporte inicial de10 mil dólares.
Volviendo a Antonio Ledezma y su felicidad suiza, es quizás, porque allí se residenció en 1964 Rómulo Betancourt, luego de dejar la presidencia de Venezuela. Seguramente el frío de los Alpes le ha impregnado un soplo de reencarnación betancoriana, por aquello de ser presidente en el exilio, tal como fue exigido por el abogado Carlos Ramírez López al Tribunal Supremo de Justicia, instalado en Nueva York y auspiciado por Luis Almagro, ministro de Colonias del gobierno norteamericano en la Organización de Estado Americanos.
Antonio Ledezma, a lo mejor en su visita a Suiza se reunió con la gente de Nestlé, para que busque una fórmula que cree un dulce de jobo macho. Sino pregúntele a Mitzy Capriles, quien se ha hecho la suiza durante 25 años.



martes, 27 de marzo de 2018

Donald Trump el cleptómano


Hay  un hecho que demuestra la locura del presidente de los Estados Unidos. Ha confundido los términos de Criptomanía con Cleptomanía. Mientras Venezuela insurge en la modernización de las divisas digitales, con la creación del Petro, Donald Trump aparece con un comportamiento cleptómano en querer apropiarse de la autodeterminación de nuestro pueblo y toda  su riqueza. Mientras el presidente Nicolás Maduro está en la búsqueda de soluciones concretas para enfrentar la guerra económica, creada por el Departamento del Tesoro, empresas Polar, Fedecámaras y sus cipayos aduladores, quienes utilizaron el escenario de la Asamblea Nacional para declarar la criptomoneda de ilegal.
Hoy, los diputados, Rasputines de la Derecha, mantienen silencio, para que pase por debajo de la mesa, que ellos en su desacatada Asamblea Nacional, descalificaron la inédita creación de la Petromoneda, la cual cuenta con respaldo internacional, por el orden de 5 mil millones de dólares.
Donald Trump  al dictar una medida de prohibición de realizar transacciones con el Petro, es como decirles a los gringos que queda prohibida la venta de armas  de fuego para matar estudiantes en las escuelas. Esa es la comparación que conseguí, en vista de que son muchos los políticos gringoides que se aprovechan de la Asociación del Rifle, al recibir cuantiosas contribuciones para mantener la venta de armas, segunda entrada a la economía norteamericanas, después de la compra y uso de drogas, cuyo principal exportador es Colombia.
Donald Trump, en su creciente cleptomanía de apropiarse de las riquezas del medio oriente, adiciona a su comportamiento psíquico una admiración por la Federación Rusa que incluye haberse casado con  Ivana Zelníčková, en primer lugar y, luego con   Melania Knauss, una conejita de Hugh Hefner, aquel personaje de Playboy. Por sus nombres, Donald Trump ha querido ser un hijo de Putin y la salida que le ha dado a su vida, es haberse casado con mujeres eslavas. La cleptomanía de El Donald, como lo llaman sus íntimos. Será que Julio Borges y Luis Florido le dirán así. No creo. Es que Venezuela se rinda con una guerra económica que ha puesto a un pueblo de píe para enfrentar las inverosímiles políticas del sistema financiero nacional e internacional. Porque así lo enseñó Hugo Chávez, tener conciencia del deber social.

Los mercaderes del templo del siglo XXI


En plena víspera de la semana santa, se hace factible revisar el famoso pasaje de Jesús expulsando a los mercaderes del templo. Es uno de los elementos más simbólicos de la vida, pasión y muerte del Hijo del Hombre, y exaltado por muchos siglos por la iglesia Católica, Apostólica y Romana. Ese elemento narrativo de la biblia, nos señala que el hombre de Nazareth visita el templo de Herodes en Jerusalén, donde se consigue que era usado para la negociación de ganado y cambio de monedas.
Sin embargo, el uso del templo por los mercaderes tiene en espacio, tiempo y lugar una controversial connotación en la historia universal de los pueblos. Véase que el mundo fue sometido a la barbarie de un supuesto descubrimiento ejecutado por Cristóbal Colón y una conquista desarrollada por los Imperios Español, Británico y Portugués, bajo el estigma de la brutalidad  y el sometimiento cultural de las etnias. En  el caso de América, se cuentan por millones.
En el uso del templo por los mercaderes, no puede quedar por fuera la iglesia colonialista que utilizó a Dios y a la biblia para sentenciar que cualquier desconocimiento al Rey,  era castigo del Todopoderoso, tal como ocurrió con el terremoto de Caracas, del 26 de marzo de 1812, cuando el Arzobispo de Caracas, Nicolás Coll y Pratt, calificó que era bien merecido ese terremoto, por ser un castigo divino por atreverse los patriotas a oponerse al reino de España con sacrílegas ideas independentistas. Allí se hizo célebre las palabras de Bolívar: “Si la naturaleza se opone lucharemos contra ella y haremos que nos obedezca”.
Por cierto, el Arzobispo Coll y Pratt recibe, en 1814, con campanadas y música celestial al sanguinario Boves, en la iglesia catedral de Caracas, confirmando que era el mercader mayor de la causa realista. Pero el elemento más importante del cambio eclesiástico, como excelentes mercaderes, es el protagonismo de la Conferencia Episcopal Venezolana al no perdonarle al comandante Hugo Chávez, haberle arrebatado a la iglesia el exclusivo control de la religión por casi 200 años.
Venezuela, desde la primera Constitución de 1811, declaraba que la religión Católica, Apostólica, Romana, es también la del Estado, y la única, y exclusiva de los habitantes de Venezuela. Sin embargo, con la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, en su artículo 59, establece que el Estado garantizara la libertad de religión y de culto. Mientras que en el aspecto educativo, el padre y la madre tienen derecho a que sus hijos o hijas reciban la educación religiosa, que este de acuerdo a sus convicciones.
La Conferencia Episcopal Venezolana, a través de la embajada de los Estados Unidos, presentó un informe al gobierno gringo, donde resalta un concordato firmado en 1964, entre el gobierno y la santa sede, donde se establecen las bases para los pagos que debe efectuar el gobierno a la iglesia católica por el sistema de educación religioso. Es decir sale a relucir la actitud mercantilista de la Conferencia Episcopal Venezuela.
En fin de cuenta, el pasaje bíblico de la expulsión de los mercaderes del templo de Herodes, es una reseña más del por qué el resentimiento de los hombres de sotana. Utilizan el púlpito para cuestionar el modelo económico de la República. Como lo hizo Coll y Pratt en el siglo XIX, los nuevos mercaderes del templo, como Baltazar Porras, Luis Ugalde, Jorge Urosa, Diego Padrón, José Virtuoso, entre otros, se constituyeron en un apéndice de la Coordinadora Democrática, para dar el Golpe de Estado de abril de 2002 contra el comandante Hugo Chávez; luego en Mesa de la Unidad Democrática para desconocer el triunfo de Nicolás Maduro, en abril de 2013 y ahora en Frente Amplio por una Venezuela Libre, solo tiene un fin buscar la derogación de la Constitución Bolivariana con una intervención extranjera, para volver al Concordato de 1964 que les permite restituirle el invocativo que Venezuela es católica, apostólica y romana. Y así convertir los templos en grandes mercados del bachaquerismo religioso.